Política 20

Abucheos intolerables

Si hoy, o ayer, es o era día impar y resulta que es usted de derechas, probablemente relacionará el titular de este artículo con algo ocurrido recientemente, y estará de acuerdo con él. Si ocurre lo contrario, probablemente le pille con el pie cambiado y el titular le parezca una aberración.

Da igual que se trate de fascistas abucheando a Pedro Sánchez a la llegada a un desfile o de indepes abucheando al rey a la llegada a un estadio. Si usted siente que los que abuchean son parte de «los suyos», de «los que tienen razón», tendrá tendencia a a dársela, sin más, (y les concederá todo el derecho al abucheo, por supuesto). Si usted siente que los abucheadores son parte «de los otros», de los malos, vaya, es casi seguro que reprochará su carácter antidemocrático e intolerante.

Poco más que decir. Lo cierto es que el abucheo es un derecho y, como tal, no puede limitarse. Lo cierto es que es, también, una manifestación de sectarismo y de mala educación y, como tal, debería merecer una censura pública unánime, que en España jamás recibe.

Porque en este país las censuras van por barrios y responden exclusivamente a la miopía de cada cual. Probablemente a usted hay abucheos que le parecen bien mientras que otros le parecen fatal. Pertenece entonces, querido lector, sin duda alguna, a la orgullosa mayoría de la población española. Y como tal, debería hacérselo mirar, porque esa mayoría abrumadora la nutren, a la vez, «los suyos» y sus más encarnizados enemigos.

En serio, hágaselo mirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *