Política 20

Esos titulares y esos silencios

A veces uno se cabrea leyendo la prensa. Y es que hay medios que titulan como les sale de las narices, con una superficialidad y hasta un amarillismo dignos de mejor causa. Que si Feijoo pierde la mayoría absoluta y la izquierda se hará con el poder en Galicia (porque una encuesta le da 37 escaños), que si Feijoo arrasa y se perfila como alternativa a Casado (porque una encuesta le da 38 escaños), que si el PP dependerá de Vox en Galicia (porque una encuesta le da a los de Abascal entre cero y un escaños), que si el «Corinavirus», que si… los silencios.

Y es que esos son los dos males de nuestra prensa actual: el amarillismo y los silencios interesados.

En estos días, que varios medios que difunden cincuenta «entradas» al día no encuentren ni un hueco para dedicarlo al marronazo de las demandas de Corinna contra el rey emérito, dice mucho. Que otros titulen y exageren habitualmente sobre el mismo tema como si de una feria se tratara, también.

Y dejémoslo por ahora, porque hay prisa. Que la cosa venga de atrás y hace ya muchos años la prensa nos regalara titulares desastrosos, desinformados o absurdos, no hace que a uno se le pase la indignación.

Lo más preocupante de nuestros titulares patrios es que a veces tenemos el enemigo en casa, y eso es lo más difícil de gestionar: ustedes me entienden. Y a eso se añade que el cliente, o sea, el lector, lo que demanda ávidamente es precisamente eso, carnaza contra sus «enemigos» y silencio ante los desmanes de «los suyos». Así que, encima, no se puede uno quitar de la cabeza la idea de que, mecachis, es el enemigo el que tiene razón al titular como lo hace o al callarse lo que se calla. Y eres tú quien yerra al indignarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *