Política 20

Ortega Smith e Irene Montero ante el espejo

Cuando, hace tres días, el político de Vox Javier Ortega Smith anunció que padecía el coronavirus, muchos desde Podemos cargaron contra él, sin el más mínimo recato, repartiendo insultos sobre su irresponsabilidad por concurrir al mítin de Vistalegre y abrazar y besar a centenares de personas, cuando había estado días antes en Milán y en Vitoria, conocidos focos de la enfermedad.

Tenían razón en las críticas, pero no en el tono.

Ayer, como era casi inevitable que pasara, alguien en las propias filas de Podemos, anunció su propio contagio. Y no fue ninguna persona irrelevante: fue la ministra Irene Montero, que, tres días antes, conociendo los positivos que habían presentado muchas personas que habían estado en contacto con ella, decidió acudir a la manifestación del 8-M para abrazar gente.

Al conocerse el positivo de la ministra, inmediatamente desde Vox se procedió al conocido derribo y despiece, con toda la razón, por su irresponsabilidad manifiesta, pero en ningún caso se reconoció la propia.

Hoy el miedo a contraer la enfermedad (y a transmitírselo a sus seres queridos más vulnerables) está instalado, lógicamente, en cuantos fueron a Vistalegre o al 8-M.

Aún así, no se han hecho públicas quejas: militancia manda. Nadie aprenderá la lección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *