Política 20

España no merece esto

Esta mañana se ha celebrado nueva sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. Una jornada en la que el tono sigue manteniendo su dureza, utilizando los distintos grupos parlamentarios argumentos de todo tipo para tratar de dejar mal al contrincante, y en el que el verdadero sentido de estas reuniones, fiscalizar al Ejecutivo de manera constructiva, parece que se les haya olvidado a todos.

No han faltado los “greatest hits” de las acusaciones de la oposición al Gobierno en los últimos tiempos: el 8-M, la destitución del coronel Pérez de los Cobos, el caso Delcy Rodríguez… Desde la bancada azul se recuerdan los casos de corrupción del PP, los recortes cuando estos estaban en el Gobierno… Y luego están los muertos. Las víctimas mortales del coronavirus se lanzan sin piedad desde unos escaños a otros, como aquel juego de la patata caliente en el que el objetivo era que el globo no te explotara en la cara. Da vergüenza. Mucha.

Y el españolito de a pie que aún se interesa por la política de nuestro país, especie en extinción, se dice contrariado: “Mira que soy iluso. Yo que creía que los políticos, que supuestamente son los que representan a la gente como yo, hacían estas cosas para mejorar la situación de nuestro país.Pero lo único que veo es que se tiran los trastos a la cabeza”.

Los servidores públicos están cada vez más alejados de la sociedad, por mucho que nos quieran vender lo contrario. Porque se llenan la boca con la defensa de los intereses de los ciudadanos cuando en realidad no tienen ni idea de lo que es llegar al día 20 de mes y tener que ajustarse el cinturón porque faltan diez días para cobrar la siguiente nómina. Eso si tienes la suerte de tener una nómina, claro. Y sí, es demagogia barata, pero también es la verdad.

La honestidad no está de moda entre nuestra clase política. En una crisis sanitaria tan grande como la que estamos sufriendo, nuestros dirigentes han tenido la oportunidad de mostrarse como seres humanos. Dejar ver su vulnerabilidad ante esta situación no sólo no habría debilitado su imagen, sino que nos habría hecho empatizar con ellos. Sin embargo, han aprovechado este duro momento para echar más leña al fuego en este clima de crispación que ya nos acompañaba antes de la pandemia, y así alejarse aún más de la realidad.

La mayoría de los ciudadanos no se siente representada por esta clase política que no vive en la calle, que está más preocupada por disparar a matar al de enfrente que por sumar y avanzar. Ya hemos hecho demagogia barata, pasemos ahora al topicazo. Hace tiempo que la sociedad española está muy por encima de sus representantes políticos, y ha quedado demostrado con creces en los últimos meses. Topicazo al canto, pero igualmente real. Señorías del congreso, deberían hacérselo mirar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *